• Visítanos en Facebook
  • Míranos en YouTube
  • Síguenos en Instagram

#SanGregorio19S

Todos los derechos reservados 2016-2017.

Proyecto PAPIIT IN 304516 (2016-2018)
Recursos Teórico Metodológicos para la 
Investigación Sociológica con Medios Audiovisuales en México

El territorio mexicano se encuentra en una zona de alta actividad sísmica, esto se debe a la intersección de cinco placas tectónicas que interactuan en suelo nacional. Septiembre de 2017 fue un més de alta actividad telúrica en nuestro pais, el Servicio Sismológico Nacional registró en total 5,071 sismos. Los eventos telúricos más perceptibles ocurrieron el jueves 7, el martes 19, y por último, una fuerte réplica del temblor del 7 de septiembre acaeció el sábado 23. Las entidades federativas más afectadas por dichos eventos fueron Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Morelos, Puebla y la CD.MX. En conjunto, los sismos de septiembre sumaron más de 430 decesos. Sin embargo, el temblor del martes 19 fue el que produjo una mayor cantidad de agravantes.

     El sismo del martes, 19 de septiembre ocurrió a las 13:14:40, hora local de la Ciudad de México en las coordenadas del epicentro fueron 18.40 latitud N y -98.72 longitud W —a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos— con una profundidad de 57 km. De acuerdo al Servicio Sismológico Nacional, el mecanismo focal exhibió una falla de tipo normal (rumbo=112, echado =46, desplazamiento= -93), la cual es propia de un sismo intraplaca; en este caso, la Placa de Cocos que subduce a la Placa de Norteamérica en la zona del epicentro. Los temblores interplaca suelen generar diversas aceleraciones máximas, esta situación, aunada a la proximidad del epicentro con la CD.MX., fueron las resultantes de la fuerte intensidad del sismo en la capital del país, a pesar de su magnitud menor (M7.1) respecto al sismo del jueves 7 de septiembre (M8.2). El sismo del 19s produjo 331 decesos, 192 en la CD.MX., 74 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca. Se contabilizaron 38 derrumbes en la Ciudad de México y 7,649 edificios dañados, 321 de estos últimos en grave riesgo (datos del Gobierno de la CD.MX.). El sismo de 1985 ocasionó 880 derrumbes y 2,831 edificaciones dañadas; es decir, a pesar de su menor magnitud, el sismo del martes, 19 de septiembre de 2017, generó 63% más de edificaciones dañadas que el sismo de 1985.

     Según el boletín, la vivienda después de los sismos. Análisis preliminar, publicado por el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, los 38 derrumbes en la CD.MX. se encuentran en 36 manzanas, 64.5% de estas se encuentran en zonas con un Indice de Calidad de Vida Objetivo (ICVO) muy alto, 29% en zonas con un ICVO alto y 6.5% en zonas con ICVO medio, es decir, las zonas con mayor cantidad de derrumbes son zonas con una alta calidad de vida. Por otro lado, el total de edificaciones dañadas se distribuye en 3608 manzanas, 38% con un ICVO muy alto, 49.9% con un ICVO alto, 11.8% en zonas de grado medio y 0.2% en zonas de grado bajo. La capacidad de resilencia en los últimos dos grupos es mucho menor que la de los grupos altos, de modo que requieren mayor atención, ya que el evento sísmico no hizo más que profundizar las carencias preexistentes, principalmente en los rubros de bienes y TIC's, infraestructura vial, mobiliario y servicios públicos.